domingo, 16 de febrero de 2020

El discurrir y discurso de las vías pecuarias - 9



El valor de las vías pecuarias. Transito Ganadero y otros usos tradicionales.


Dentro de los usos tradicionales, el más significativo e importante es sin duda el movimiento de ganado a través de las vías pecuarias. Estos movimientos pueden ser de varios tipos: de corto recorrido (movimientos locales e intermunicipales), muy extendidos por todo el territorio peninsular; trashumancia de medio recorrido (trasterminancia), que moviliza a un gran contingente de ganados, y que supone trayectos de unos 100 Km. de longitud; y por último la trashumancia propiamente dicha, donde se recorren más de 100 Km.
Hemos de hacer notar aquí que la trashumancia es una actividad que se sigue practicando, aunque a menor escala que antaño. La cantidad de ganado que actualmente trashuma en España está estimada en 800.000 cabezas.
Todavía se pueden observar movimientos anuales de rebaños a lo largo de las vías pecuarias en donde los desplazamientos no exigen cubrir grandes distancias, como ocurre entre el valle del Ebro y los Pirineos o entre la costa mediterránea y el sistema Ibérico. También entre los pastos de invierno o los agostaderos y las estaciones de ferrocarril más próximas en aquellos lugares donde los rebaños se desplazan a gran distancia, como, por ejemplo, desde Andalucía, Extremadura y Castilla - La Mancha hasta las provincias de León, Zamora, Palencia, Soria, Burgos, Cuenca y Teruel.
Por otra parte, se mantienen ejemplos de trashumancia a media distancia. Es el caso del ganado vacuno autóctono en el sistema Central, que ha sustituido a la tradicional cabaña lanar. El relativo buen estado de algunas cañadas, concretamente la Cañada Real Leonesa Occidental en esta zona, unido al alto coste del transporte por carretera o ferroviario, ha hecho que se mantengan en uso las vías pecuarias.
En la actualidad, miles de vacas, ovejas y cabras siguen rutas trashumantes que oscilan entre los cincuenta y los cuatrocientos kilómetros de longitud en el curso de sus migraciones periódicas.
Ante tal situación, se han formulado numerosos argumentos que abogan por la conservación de las vías pecuarias y el fomento de otros usos públicos complementarios a su función tradicional. En consecuencia, se ha hecho patente la necesidad de profundizar en el conocimiento sobre el estado, grado de utilización y conflictos planteados en torno al uso de las vías pecuarias.
A este uso tradicional y principal de las vías pecuarias (el tránsito ganadero), se unen otros como son el movimiento de la maquinaria agrícola y el de vehículos motorizados, que permiten llegar a las parcelas de cultivo, dehesas, etc.
Además, algunos tramos de vías pecuarias son utilizados por las comunicaciones rurales para la celebración de romerías y festejos locales, teniendo una gran importancia socio - cultural.
En otras ocasiones las vías pecuarias sirven para paseo de los habitantes de muchos pueblos, por lo que cumplen una función socio - recreativa de primera magnitud.

sábado, 11 de enero de 2020

El discurrir y el discurso de las vías pecuarias - 8



DESCRIPCIÓN DE LAS VÍAS PECUARIAS.

CARACTERES GENERALES

Como hemos visto, la marcada estacionalidad climática y el carácter complementario que tienen los ciclos anuales de las montañas y de las llanuras han condicionado al desarrollo de unos sistemas ganaderos que se basan en el movimiento periódico de los animales, conocido como trashumancia, que permite una explotación óptima de los recursos existentes al distribuir alternativamente el pastoreo entre zonas de invernada y zonas de agostada.
Un sistema de estas características implica la existencia de un entramado de caminos de diferentes anchuras que recorre la Península Ibérica en dirección Norte - Sur, interconectados con otros de trazado Este - Oeste hasta formar una densa malla. En las épocas de mayor desarrollo de la ganadería, las vías pecuarias llega- ron a representar el 1% de la superficie del Estado y su longitud total alcanzaba los 125.000 kilómetros.
“Las Vías pecuarias son los bienes de dominio público des- tinados principalmente al tránsito de ganados: no son susceptibles de prescripción ni de enajenación, ni podrá alegarse para su apropiación el tiempo que hayan sido ocupados, ni legitimarse las usurpaciones de que hayan sido objeto” (artículo primero de la Ley de Vías Pecuarias).
Las vías pecuarias se denominarán, con carácter general, como sigue: Cañadas, que no podrán exceder de setenta y cinco metros de anchura; Cordeles, cuya anchura no será superior a treinta y siete coma cincuenta metros, y Veredas, que no superarán los veinte metros.
Los Abrevaderos, Descansaderos y Majadas tendrán la superficie, y las Coladas la anchura, que se determine en su clasificación, resultante de los antecedentes que existan en cada caso.
Todo ello, sin perjuicio de las denominaciones consuetudinarias” (artículo segundo del Reglamento de Vías Pecuarias).

miércoles, 8 de enero de 2020

El discurrir y el discurso de las vías pecuarias - 7

Institicionalización  de las vías pecuaria y 3 




En 1836, año de la abolición definitiva de la Mesta, ésta es sustituida por la Asociación General de Ganaderos, que mantiene su actividad en nuestros días. Los intereses de los ganaderos trashumantes quedan unidos a los del resto de los ganaderos.
Poco a poco, con la decadencia de la ganadería, las cañadas perdieron relevancia. El Honrado Concejo de la Mesta, como hemos señalado, fue disuelto en 1836. Por otra parte, la aparición del ferrocarril a finales del siglo XIX como medio alternativo de transporte y la profunda modificación de los usos tradicionales, debido a los modelos de desarrollo potenciados en nuestro país a partir de los años 60, fueron factores determinantes del progresivo abandono y usurpación de estas vías, que la ley define como de “dominio público, imprescriptible e inalienable”.
Este modelo de desarrollo trajo consigo un incremento de las diferencias regionales y, también, entre el medio rural y el medio urbano. Unas prácticas agrarias se intensificaron, mientras que otras eran abandonadas. La mano de obra se redujo y, al mismo tiempo, la población rural envejeció.
Por otra parte, aumentó de crianza de variedades ganaderas industriales, con una base alimentaria de importación, a expensas de las razas autóctonas españolas. También aumentó la estabulación del ganado gracias a la nueva rentabilidad que ofrecían los forrajes y piensos importados. Al mismo tiempo, la presión de las repoblaciones forestales provocó una disminución de los pastos disponibles y, con idéntico efecto, se incrementaron los cultivos intensivos y los regadíos en las zonas donde tradicionalmente invernaba el ganado, con el consiguiente incremento del precio de los arrendamientos y la dificultad que entrañaba asegurarse los pastos.
Todos estos factores, junto con la expansión urbana, las privatizaciones ilegales (dentro de una legislación muy permisiva en este sentido), la construcción de embalses y el gran desarrollo del transporte terrestre, socavaron la base de la trashumancia.
Desde 1931 es el Ministerio de Agricultura quien asume las competencias anteriormente delegadas en la Asociación General de Ganaderos del Reino, y durante más de medio siglo, la Dirección General de Ganadería, primero, y el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (I.C.O.N.A.) después, han sido las entidades responsables de esta singular red de itinerarios ganaderos, cuya gestión ordinaria se halla actualmente transferida a las Comunidades Autónomas.
La historia de estos itinerarios es, por tanto, una parte funda- mental de la de nuestro país y la conservación de este patrimonio vial trasciende el mero hecho económico de su utilidad para convertirse en la protección y rescate de uno de los más significativo monumentos de nuestro acervo cultural

sábado, 21 de diciembre de 2019

Historia del Merino - 7





Las grandes cabañas de merino y 9
             Las cabañas citadas no fueron las únicas de aquella época. Otras tan impotentes como ellas pero con menor información  disponían de excelente ganado. Citaremos como importantes las siguientes: Portazgo, Iturbieta, Bélgida, Fernán Núñez., Villapadermia, Hormazas, Durati, Bornos , Villalópez, Fuentenueva, Alfaro, Alburquerque, Además de los Monasterios citados tuvieron importancia los de Silos, Valvanera, San Millán,  



Plan de Pilas segovianas y leonesas en 1750, hallado en los esquiladeros de Cabanillas del Monte (Segovia)



Monasterio del Escorial………………….. 27.506 cabezas
Monasterio de Guadalupe………………   26.663
Cartuja de Paular ………………………….29.294
Conde de Campo Alanje…………………. 42.948
Duque de Béjar……………………………. 20.416
Marqués de Iturbieta……………………….24.576
Marquesa de Bélgica………………………23.967
Marqués de Portazgo……………………...33.503
Marques de Perales………………………..32.755

                                 

Historia del Merino - 6




Las grandes cabañas de merino – 6

Montarco
            Ligada al condado del mismo nombre, estaba formada por ganado muy parecido al Merino del Escorial. Está documentada  la exportación  por esta cabaña de núcleos con destino a Dinamarca y Francia.
            Invernada en Extremadura y el estiaje lo pasaba en León y Segovia 





Las grandes cabañas de merino – 7
Aguirre
            También figura  nominada como Aguirre, Hijos y Cía. Su nombre deriva  del apellido del propietario. En América este ganado se llamaba moro y estaba integrado  por sujetos de gran formato, armonios, de vellón compacto y uniforme.





Las grandes cabañas de merino – 8
            Perales – Curiel
            Contrariamente a los anteriores, gozo de más prestigio interior que en el extranjero. Fue fundada por el Conde de San Rafael que la vendió a Curiel, y este al marqués de Perales de Rio , que los primitivos curieles  agrego animales de cabaña Velasco  y otros procedentes del Monasterio de las Huelgas (Burgos) . Pastaban en el valle de Serena (Badajoz) de invierno y verano subía a los puertos de León y la finca Prados de El  Espinar (Segovia)

lunes, 16 de diciembre de 2019

Historia del Merino - 5




Las grandes cabañas del Merino - 5

Guadalupe
Monasterio de Guadalupe, enclavado en la Sierra de Villuercas, de la provincia de Caceres, de cuyo prior se llego a decir que podía marchar hasta Portugal  sin salir de sus dominios (250 kilómetros lineales), o sea, por tierras propias. El mismo Monasterio tuvo su origen en una dehesa de pastos y le asignaron terrenos  y ganados para atender los gastos propios y obras de caridad. Sancho IV en 1293 señalo a favor del concejo de Talavera de la reina  la parte extrema  de su territorio en la Jara y los Montes, concretamente tres dehesas, radicadas en el alfoz de Trujillo, en el sector del Ibor y de las Villuercas. En estas dehesas talaveranas  tan distantes no tardaría en aparecer una ermita dedicada a Santa María de Guadalupe, cuyo culto data por lo menos de 1327., Alfonso XI construiría  el santuario y en 1337 desmembró una parte de la dehesa para fundar la Puebla de Santa María de Guadalupe, concediendo jurisdicción al Monasterio en 1348 y con ello espacio para criar las  merinas. Luego el patrimonio de Orden Jerónima proporcionaría base territorial para sustentar tan importante cabaña.


Hay que añadir que por tanto por lo que respecta al ganado como las fincas donde pastaba, guardan absoluta independencia  con los rebaños del Escorial, administrado por la misma orden. Invernaba en Extremadura y pastaba en verano  la mayor parte de su efectivo en León y Asturias, otra fracción en Ávila y algunos años mandaban hatajos a Galicia. Esquilaban en Segovia, camino de los puertos de verano, pero luego lo hizo en la finca El Rincón, situada en el despoblado de Valdepalacios. Generalmente vencía la lana en sucio  mediante subasta al mejor postor, incluyendo lana basta de ganado estante que valía un 25 % menos que el precio de remate de la trashumante. El comparador se comprometía  a lavar la lana  sin ser mezcladas con otras  y marcar las sacas de exportación con hierro de la cabaña.
Estaba compuesta por animales grandes, de piel abundante y suelta , armónicas proporciones, vellón extendido . Al principio parece ser que una fracción era de color negro.
Contribuyo como ninguna a formar el merino colonial inglés, favorecida por  su ubicación y la facilidad de exportar  por los puertos de Sevilla y Lisboa. Hay constancia de que en 1810 el Monasterio venido a lord Stiward1.045 ovejas por un valor de 105.625 reales y ha pasado a la historia por su actividad vendedora.


La cabaña no tuvo modificaciones cuantitativas importantes  entre 1550 y 1800. En 1730, además de las 24.688 ovejas  merinas trashumantes, poseía 11.734 ovejas estantes, 1,777 vacas, 223 yeguas y mulas, 735 puercos, 5.925 cabras, y más de 165 bueyes de labor. En el otoño – invierno de 1779- 1780, la cabaña trashumante  aprovecho el conjunto de dehesas que sumaban 26.200 hectáreas. La Guerra de la Independencia  diezmó sus efectivos ¸en 1805 tenía 27 rebaños con total de 22.000 ovejas, y en 1813  solo 2.909 ovejas


sábado, 14 de diciembre de 2019

Historia del Merino - 4





Las grandes cabañas del merino - 4
Infantado
            Propiedad del duque del mismo nombre. También llamada Buitragueña por aprovechar de verano los pastor  de la localidad madrileña de Buitrago, en las estribaciones de la Sierra de Guadarrama  mientras que en invierno  radicaban en el Valle de Alcudia ya en fincas propias o arrendadas a la corona.
            Por el tipo, entre merino  era intermedio  entre el del Paular , vecino de pastoreo en el verano , y el Negrete , como tamaño del primero y la lana del segundo.
            Por el Plan de Pilas, contaba con unas 60.000 cabezas y reportaban unos ingresos  medio anuales de 365.000 reales.
            Intervino intensamente  en la formación de los merinos americanos der Estados Unidos